Formación inicial humana y monástica

1. La formación inicial humana y monástica

03 formacion inicial humanaLa formación inicial humana y monástica, tema delicado y complejo, tema comprometedor y apasionante a la vez que nosotras, como formadoras, hemos de abordar desde la responsabilidad y desde el reto que supone realizar esta misión que se nos ha confiado en nuestras respectivas comunidades.

De entrada diría que se nos pide a todas, desde el primer momento, ya en la acogida, que se nos note ese entusiasmo que solo proviene de nuestro ser felices con nuestra vocación, en lo personal y comunitario. Ese será el primer impacto “positivo” que recibirá quien llame a nuestros monasterios, porque es el contagio, es la pasión con la que se transmite una vida lo que ayudará a hacer el camino formativo interesante y atractivo. A partir de ese momento empieza el tiempo de formación al que llamamos inicial, tiempo largo de prueba antes del compromiso definitivo. Partimos de que la candidata a la vida monástica en general no es una persona madura, ya hecha, sino necesitada de ayuda, necesitada de acompañamiento para vivir este proceso de adaptación - maduración. Incluso es muy difícil que la persona que pide ser admitida a nuestra casa tenga realmente una idea clara de lo que Dios quiere de ella. Esto en principio no es ningún obstáculo, es lo normal. Pero, eso sí, que tenga una naturaleza suficientemente equilibrada.

Seguir leyendo

Hacia una comunidad reconciliada, de alabanza a Dios y de acción de gracias

02 comunidad reconcilidadaA lo largo de estos días hemos profundizado en varios niveles de la teología de la vida comunitaria: tanto en su dimensión sacramental como en otros aspectos de la misma. Ahora me toca a mí descender a la vida cotidiana.

De manera sencilla y desde mi experiencia de vida monástica, quiero compartir con vosotros/as lo que veo, siento y entiendo acerca de cómo llegar a ser una comunidad reconciliada, agradecida y entregada a la alabanza a Dios. El objetivo de mi exposición será, pues, ofrecer algunas sugerencias en esta dirección por si os pueden ayudar.

Seguir leyendo

Vida contemplativa y evangelización

04 vida contemplativa
La evangelización es la misión esencial de la Iglesia. Todos los cristianos estamos llamados a evangelizar. A todos, se nos ha encomendado la tarea de anunciar la Buena Noticia de Jesús a todos los hombres, de llevar el amor de Dios a todos los corazones.

Por vocación todos los seguidores de Cristo estamos llamados a estar con Él y a todos se nos ha encomendado la tarea de anunciar el Evangelio. Marcos, en su Evangelio, nos dice que “Jesús los llamó para que estuvieran con Él y para enviarles a predicar” Así pues, también las contemplativas tenemos una vocación evangelizadora propia, un potencial evangelizador.

Seguir leyendo

Lo que el Espíritu dice hoy a la vida monástica femenina

05 espiritu vidaEn noviembre de 2004 se celebró en Roma un Congreso Internacional sobre la vida Consagrada bajo este título: “Pasión por Cristo, pasión por la Humanidad”. El subtítulo recogía bien este propósito: “Lo que el Espíritu dice hoy a la vida consagrada”. Esta reflexión quiere ser el eco y la concreción de aquel acontecimiento eclesial. Deseamos prolongar la escucha al Espíritu, iniciada en aquel Congreso, en un intento más de captar qué es lo que el Espíritu nos está diciendo hoy a la vida monástica femenina. Lo haremos, en fidelidad, desde la misma inspiración de fondo: dejarnos interpelar por el Espíritu desde la realidad del mundo actual buscando fielmente nuestro lugar en la Iglesia, comprometiéndonos constantemente en una conversión profunda a Cristo y disponiendo nuestros corazones para “nacer de nuevo” a una vida monástica inspirada en la pasión por Cristo y en la pasión por la humanidad.

Seguir leyendo

Actualidad de la vida monástica

01 actualidad vida monastica
La actualidad de nuestra vida arranca del ser mismo de la vida monástica, enraizada en lo esencial, vivida con verdad y compartida con amor humilde con los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

Testigos y profetas de Dios

Para afirmar la actualidad de la vida monástica no es suficiente subrayar teóricamente que los valores que encierra, al pertenecer a la entraña del Evangelio, están más allá del tiempo, son válidos siempre, y por tanto, podrían enriquecer y humanizar a la sociedad actual. Es necesario además que esa vida la vivamos nosotros/as de tal manera que nuestra experiencia pueda ser percibida por los hombres y mujeres de hoy como testimonio claro del Dios vivo y profecía apasionada de su amor salvador.

Seguir leyendo