Domingo de Ramos - B

ramos2021Marcos 14, 1-15

Jesús ha previsto seriamente la posibilidad de una muerte violenta. Quizá no contaba con la intervención de la autoridad romana ni con la crucifixión como último destino más probable. Pero no se le ocultaba la reacción que su actuación estaba provocando en los sectores más poderosos. El rostro de Dios que presenta deshace demasiados esquemas teológicos, y el anuncio de su reinado rompe demasiadas seguridades políticas y religiosas.

Sin embargo, nada modifica su actuación. No elude la muerte. No se defiende. No emprende la huida. Tampoco busca su perdición. No es Jesús el hombre que busca su muerte en actitud suicida. Durante su corta estancia en Jerusalén se esfuerza por ocultarse y no aparecer en público.

Seguir leyendo

Quinto Domingo de Cuaresma - b

domingo 5 cuaresma bJuan 12,20-33

La Cuaresma va avanzando, nos encontramos en el Domingo V. Acompañamos a Jesús que se dirige a Jerusalén para celebrar la Pascua. Las autoridades religiosas, preocupadas por lo que Jesús enseñaba, por las señales que hacía (poco antes fueron testigos de la resurrección de Lázaro) y porque mucha gente le seguía, se pusieron de acuerdo para hacerlo desaparecer. Consideraban que todo aquel “movimiento” podía ser un peligro ante las autoridades romanas.

Jesús sintiendo que se acercaba su hora, pronuncia unas palabras que son fundamentales también para los que quieran seguirle a lo largo de los tiempos: “Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto”.

Seguir leyendo

Cuarto Domingo de Cuaresma - B

domingo 4 cuarema bJuan 3, 14-21

Según Juan, el evangelista y “discípulo amado”, Jesús vino al mundo, no para condenar, sino para salvar. “Tanto amó Dios al mundo que entregó a su único Hijo para salvarlo” Y la señal del amor tan inmenso de Dios es la cruz: en ella se dejó arrebatar de sus manos a quién él más amaba, el Justo Jesús de Nazaret, para que nosotros pecadores participáramos de la vida divina. La entrega de su Hijo es expresión, al mismo tiempo de la debilidad y la omnipotencia de la ternura de Dios.

«Dios ama el mundo». Lo ama tal como es. Inacabado e incierto. Lleno de conflictos y contradicciones. Capaz de lo mejor y de lo peor. Este mundo no recorre su camino solo, perdido y desamparado. Dios lo envuelve con su amor por los cuatro costados. Si Dios no lo condena, tampoco nosotras deberíamos condenarlo, sino mirarlo con esa mirada misericordiosa, amorosa de Dios.

Seguir leyendo

Tercer Domingo de Cuaresma - B

3 cuaresma b 2021Juan 2, 13-25

El evangelio de hoy es uno de los pocos pasajes evangélicos en que aparece la cólera de Jesús, motivada por la situación que encuentra en el templo de Jerusalén, invadido por los vendedores de animales para el sacrificio (bueyes, ovejas y palomas), y por los cambistas de dinero para el pago del impuesto del templo. Entonces él, haciendo un azote de cordeles, expulsó a los primeros con su mercancía y volcó las mesas y desparramó por el suelo el dinero de los segundos. Todo para que no convirtieran en mercado la casa de su Padre, casa de oración.

Seguir leyendo

Segundo Domingo de Cuaresma - B

2 cuaresma 2021Marcos 9, 2-10

En este segundo domingo de Cuaresma, siguiendo el camino hacia la Pascua, nos encontramos la Transfiguración del Señor en el monte Tabor.

El domingo pasado lo veíamos en el desierto preparándose para la Misión que el Padre le había encomendado, hoy, lo vemos ya metido de lleno en la vida pública, en la misión, acompañado del grupo de seguidores más íntimos, Pedro, Santiago y Juan. Jesús lleva a sus tres amigos a la montaña, al Tabor, para vivir una experiencia excepcional, su transfiguración. Es una escena maravillosa en la que encontramos varios elementos importantes; la montaña como lugar de encuentro con el Señor, los discípulos más íntimos, Elías y Moisés que representan el Antiguo Testamento, y la voz del Padre que dice “Este es mi Hijo amado, escuchadle”. En este entorno se realiza la transfiguración de Jesús, elemento importante que Pedro querría vivir siempre. “Qué bien se está aquí”, pero Jesús da un paso más y les invita a bajar del monte y meterse en la vida ordinaria, en la vida de todos los hombres y mujeres.

Seguir leyendo